Ana Escudero


Ana Escudero nació en Barcelona y es la autora de tres relatos publicados en tres antologías de ZonaeReader: "Jugando con las nubes", “¿Es el mar o la mar?” y "Aquella mañana del miércoles al jueves" publicados respectivamente en el II Concurso de relato corto sobre el Medio Ambiente: “Planeta Vivo, II Concurso de Relato corto, temática libre y en el III Concurso de relato corto, temática libre. Además ha contribuido con dos microcuentos para "Érase una vez... un microcuento" y "Porciones del alma", publicados por Diversidad Literaria. Junto a su hermana Belén Escudero publicaron su obra Solamente Peter.

Nos gustaría saber algo más sobre ti, ¿podrías hablarnos un poco más acerca de tus gustos, tus deseos, tus expectaciones, etc…?

Si tengo que resumirme, siempre digo que soy trekkie, whovian, holmesiana y jamesbondiana. Pero, extendiendo un poco la respuesta puedo decir que me gusta leer novelas de misterio, detectivescas o ambientadas en otras épocas o culturas así como obras clásicas.

Por otro lado, mi otra pasión es el cine, tanto películas clásicas como actuales. Aventuras, western, ciencia-ficción, cine negro, bélicas… creo que de cada género tengo alguna película favorita. Pero no soporto las que son demasiado “raras” o “sesudas”.

Y sobre mis expectivas, ahora mismo las puedo resumir en volver a publicar. No sé como autopublicación de nuevo o confiando en alguna editorial. La verdad es que tengo una lista larga de obras en proceso / en revisión / ideas para el futuro así que en breve espero publicar alguna de ellas. La que tengo más avanzada es una novela que escribí hace años, una historia de amor y dolor.

Por otro lado, mi mayor deseo sería recuperar una trilogía que escribí y reescribí varias veces para mejorarla. Me encantaría publicar, pero sé que es más complicado ya que necesito un tiempo del que no dispongo ahora.

¿A qué edad descubriste que te gustaba escribir y querías hacerlo?

Esta pregunta es sencilla, yo tenía unos once años. Tengo una anécdota divertida para explicar cómo descubrí mi gusto por escribir.

Todo empezó cuando mi hermana se acercó una noche con un relato corto en la mano y en los labios la frase: “He escrito esto, ¿lo puedes leer?” y yo lo leí y me gustó. Al poco volvió con otro relato y creo que uno más. En resumen, sufrí el primer ataque de celos y el único que recuerdo que se resume con el siguiente pensamiento: “Si ella, que es dos años menor que yo, puede escribir esas historias... ¿qué me impide escribir mis propias historias e incluso mejores?”

Y eso es todo. Escribí un primer relato corto, para continuar con una novela corta y después de esta una trilogía. Así, a lo grande. Sin paradas intermedias.

¿Cómo fue que decidierais tú y tu hermana escribir un libro en conjunto?

No recuerdo como surgió la idea exactamente. Casi seguro que la idea fue mía, yo siempre tengo las ideas alocadas. Pero, en todo caso una de las dos lo comentó y la otra acogió la idea con gusto. Además, no es tan extraño si contamos que a las dos nos gusta escribir desde la infancia y que siempre nos hemos entendido bien. Además, nuestros estilos son compatibles.

Después, al empezar se convirtió en un reto divertido e incluso una obligación, ya que nunca pensamos dejarlo a medias.

¿Qué dijeron vuestra familia y amigos cuando lo vieron publicado?

Creo que el sentimiento general fue de sorpresa. No lo comentamos a nadie. En casa saben que a las dos nos gusta escribir, pero era solamente una afición.

Sobre los amigos, los actuales no conocían esta faceta por lo que nunca lo habrían esperado. Los antiguos, los de la época del instituto, si conocían que tenía esta afición. Incluso, los que tengan buena memoria, recordaran que yo aprovechaba todos los tiempos muertos de las clases para escribir mis novelas en libretas.

¿Tienes alguna anécdota particular que ocurriera mientras escribías alguna de tus obras?

No, la verdad es que no. Quizás como anécdota se podría contar la manera como escribimos “Solamente Peter”. La mitad escrita con una máquina de escribir electrónica y la otra en una libreta escolar, que llevábamos encima cuando íbamos de viaje.

Además, la novela fue escrita de manera de cada línea fuese escrita por una de nosotras y con la mala idea de hacer la puñeta, de colocar a los personajes en escenas complicadas para que la otra tuviese que acoplarse o modificarlo.

¿Te gustaría algún día convertirte en escritora profesional? ¿Lo crees posible?

No puedo negar que esa idea recorrió mi mente cuando era más joven y todavía me gustaría, ¿por qué negarlo? Pero me parece complicado. Tengo un problema y es que soy muy realista y no creo en quimeras, pero siempre es posible soñar.

Tú eres una escritora que ha decidido autopublicarse, ¿qué te llevó a hacerlo? Sabemos que muchas editoriales cierran la puerta sin ni siquiera leer la sinopsis. En tu caso, ¿presentaste a muchas editoriales tu obra?

No, directamente me decidí por la autopublicación porque sabía que era difícil tratar con las editoriales tradicionales. Además, así yo tenía todo el control.

No sé ni como me lancé a los leones. Una tarde me decidí a publicarla y al descubrir lo sencillo que es ahora, lo comenté con mi hermana y nos decidimos. Fue una aventura, todavía es una aventura que me ha servido para saber aquello que se debe hacer para autopublicarse correctamente y lo que no, porque con esta primera autopublicación cometí fallos, pero esos fallos me han enseñado para hacerlo mejor en un futuro.

¿Piensas que estar respaldado por una editorial te abre las puertas?

Seguramente hace la vida más fácil, pero tampoco es imprescindible. Sé puede ser un escritor de éxito solamente autopublicándose.

Por otro lado, creo que la única ventaja de trabajar con una editorial es que te abre el acceso a las librerías clásicas y que, en teoría, no necesitas hacer todo el trabajo de promoción.

Un problema de las editoriales es que muchas se presentan como clásicas, pero detrás se ocultan editoriales de co-publicación, editoriales que te piden imposibles, como vender 100 ejemplares en la presentación. Sencillamente, yo no soy adivina y desconozco cuantos libros puedo vender en una sola sesión.

Además, el tanto por ciento para el autor es muy bajo. Sí, el trabajo es menor pero la recompensa también es mínima.

Un tema que nosotros consideramos parte fundamental en la vida de un escritor es la promoción, sin promoción no se llega al lector. ¿Cómo has hecho para llegar a los lectores? ¿De qué medios te has valido para que te conozcan?

Principalmente con las redes sociales (Facebook, Twitter, Linkedin, Pinterest, Instagram) además de tener mi propio blog, Las Palabras Descarriadas.

Después, ofreciéndolo personalmente a amigos, conocidos y familiares.

Por nuestra parte damos por concluida la entrevista, no obstante te invitamos a que añadas lo que deseas para acabarla.

Solamente dar las gracias por hacerme esta entrevista e invitar a los lectores a leer “Solamente Peter” y comentar que tengo frentes abiertos que espero que iré cerrando.

Featured Review
Tag Cloud