Conoce a Aurea Poncelet


Aurea Poncelet es autora del libro “Ratolescencia”

Para empezar nos gustaría que nos comentases qué te llevó a iniciarte en este mundo literario.

Empecé a escribir mis primeros cuentos siendo muy pequeña. Siempre he sido una lectora voraz, y de ahí a escribir, hay un paso muy pequeño.Hace unos años y debido a la crisis que hizo tambalearnos a todos, tuve que cerrar la revista de la que era editora. Con mucho tiempo libre y una gran desazón por mi fracaso empresarial, decidí apuntarme a numerosos talleres de escritura creativa, online y presenciales, para perfeccionar mi afición por la escritura. Abrí un blog, donde compartía mis relatos, y me inscribí en foros y redes sociales especializados. Cualquier sitio era bueno para dar rienda suelta a mi imaginación y colgar mis historias, que empezaron a ser leídas y valoradas por otros usuarios que amaban escribir, como yo. Aprendí mucho en esa etapa, pero quizá mi hallazgo más importante fue a nivel personal. Supe que quería dedicarme a escribir.

¿Quién es Aurea Poncelet?

Áurea Poncelet es una chica tímida la primera vez que la conoces, pero espontánea y divertida en cuanto coge confianza. A veces se muestra insegura, y otras veces, muy segura de sí misma. Nació en Córdoba hace treinta y tantos años, aunque lleva la mitad de su vida viviendo en un pueblo costero de Málaga. Es madre de un niño de tres años, que está deseando aprender a leer. Es animalista, feminista y atea. Detesta la injusticia, la mentira y la violencia. Y ama escribir.

¿Cuándo decidiste publicar tu primera novela y por qué?

En 2015 empecé a escribir Ratolescencia, que por aquel entonces no se titulaba así, para regalárselo a mi sobrina por su cumpleaños. Lo que empezó siendo un cuento corto, un fanfic del Ratón Pérez, acabó cobrando envergadura de libro. En un principio, me planteé hacer un cuento de unas sesenta páginas, pero al final fueron los propios personajes los que pedían más y más protagonismo. Tenían que vivir demasiadas aventuras y sesenta folios pronto se quedaron cortos. En una de las correcciones finales, cuando pasé el manuscrito a varias personas de mi confianza para que me ayudaran a encontrar aquellas fallos que quizá yo ya no veía después de tanto repasar, pensé por primera vez que quizá “mi regalo de cumpleaños” se podría publicar. Días después, recibí las críticas del manuscrito. Todas fueron muy positivas. Esto alentó aún más mi decisión de enviar el manuscrito a las editoriales.

¿Llevaste a muchas editoriales tu libro antes de ser publicado?

Estoy en contacto con otros autores, que ya me advirtieron en su momento de lo tremendamente difícil que es publicar. Aun así, no perdí la esperanza y envié mi manuscrito a varias editoriales infantiles. La mayoría me respondieron de vuelta al mismo día siguiente de haber contactado con ellas, con el típico correo de agradecimiento, informándome de que si en un plazo de seis meses no se ponían en contacto conmigo, significaría que no estaban interesados. Como veía cerrarse, una tras otra, todas mis puertasal mundo editorial, pensé que quizá mi única opción de ver mi libro publicado sería a través de una ventana, una que me abriera yo misma.Valoré la autopublicacióncomo una de mis posibilidades.Pero entonces la editorial Babidi-Bú se puso en contacto conmigo. Estaban interesados.

Podrías hablarnos un poco de tu libro. ¿Por qué los lectores deberían comprarlo?

Ratolescencia no es el típico cuento corto e ilustrado del Ratón Pérez que recoge dientes y entrega regalos, sino que se trata de un relato que precisamente se vale de dichos personajes como metáfora para expresar la transición de una difícil etapa por la que todos hemos de pasar.

Álex, el hijo “ratolescente” del Ratón Pérez, es el protagonista de esta emocionante historia. Como él, muchos niños a partir de los diez, once años, se encuentran atrapados en esa “tierra de nadie” que es la primera etapa de la adolescencia. De repente, dejan de ser niños pequeños, piensan por sí mismos, tienen sus propias opiniones, y sin embargo, todavía les queda un largo camino para convertirse en adultos independientes.

Algunas veces los padres no saben cómo reaccionar ante estos cambios psíquicos y emocionales que sufren sus hijos, pues ya no se acuerdan de que una vez ellos también fueron adolescentes, de que también ellos pasaron por esta misma difícil etapa. Ya no recuerdan que cuando ellos les gritaban a sus padres que los dejasen en paz, realmente lo que reclamaban era más atención. Ya no recuerdan que las lágrimas no eran de tristeza, sino de frustración; que los amigos dejaban de serlo de repente y pasaban a formar parte de la pandilla enemiga a la que tanto odiaban, enfrentados de pronto en una guerra sin cuartel; que su hostilidad provenía de una enorme falta de autoestima; que el aislamiento era el muro que los defendía de sus propias inseguridades.

Creo que todos, en mayor o menor medida, hemos vivido esta transición, solo que ya no nos acordamos. Es uno de los efectos del paso del tiempo. Álex se enfrentará a todo esto, como “ratolescente” que es, e irá guiando con su propia historia, las historias similares que habrán de vivir otros niños.

Este libro está dirigido a esos niños, que pronto dejarán de serlo, y a los padres que olvidaron que una vez lo fueron.

¿Los personajes de tu libro están basados en personas de la vida real, quizá cercanos a ti?

Así es. Los personajes están basados en personas cercanas a mí, y las ilustraciones son fieles reflejos de ellos mismos.Un “ratón” en concreto me ayudó mucho en mi etapa “ratolescente”. Cuando más perdida estuve, él fue el faro que iluminó aquel oscuro camino.

¿Qué dijo tu familia cuando vio tu libro publicado?

Están muy emocionados. Son fieles seguidores de lo que escribo. En concreto, mis padres, que siempre me han animado a escribir. Son ávidos lectores, y por lo tanto muy críticos. Jamás les tiembla la voz cuando tienen que darme su opinión.

¿Tienes alguna anécdota que te haya ocurrido mientras escribiste tu libro?

Escribo en la cafetería que hay justo debajo del colegio de mi hijo. Una mañana, se me acercó una niña de unos ocho o nueve años. Su madre estaba haciendo cola en el mostrador. Era la primera vez que las veía. La pequeña se fijó en el manuscrito encima de mi mesa. Había impreso varias copias justo ese día. En la primera página aparecía el título antiguo y la ilustración de los personajes principales. ¿Eres escritora?, me preguntó sorprendida. Dudé en mi respuesta. Escritora es una palabra muy grande. En ese momento, demasiado grande para mí. No me hizo falta responderle, aceptó mi silencio como un sí. Compraré tu libro, me dijo. Y luego se marchó. La creí, y su promesa hizo que aquel día fuera muy especial para mí.

¿Qué opinas del papel que realiza Internet y las redes sociales en la vida de un escritor?

Antiguamente el lector conocía a su autor favorito a través de sus libros y de las pocas entrevistas que aparecían en revistas especializadas. Hoy, las redes sociales nos acercan desde un espectro mucho más cercano. Los lectores pueden interactuar con nosotros en tiempo real, ver nuestras fotos, nuestros vídeos, conocer nuestra familia, nuestras opiniones, dónde viajamos y hasta qué comemos. Creo que las redes sociales son herramientas esenciales que nos permiten acercarnos a los lectores como nunca antes ha sido posible.

Cuando un escritor se decide a publicar un libro, ¿qué formato consideras que le beneficiaría más a la hora de vender?

Hoy por hoy, vender en papel es un plus. Somos muchos los escritores noveles que intentamos hacernos un hueco en el mundo editorial. Lograr introducir nuestros libros en versión papel, nos da una credibilidad que quizá el libro digital por sí solo no es capaz. He oído a personas opinar que un autor que no publica en papel, no es un escritor de verdad. Esto es una insensatez. Conozco a autores extraordinarios que se han hecho a sí mismos a través de sus novelas autopublicadas en Amazon.

Aunque a los escritores nos gusta más publicar en papel, considero que los libros digitales son el futuro. Son más económicos para el lector, más fáciles de leer, de transportar, más ecológicos, e intermedia menos gente en su proceso de creación. En un futuro lejano, quizá consigan desbancar a los libros tradicionales. Pero para eso creo que todavía falta mucho tiempo.

¿Crees que se puede vivir de la escritura a día de hoy?

Creo que solo unos pocos privilegiados pueden vivir únicamente de escribir. Un libro tiene mucho gasto, especialmente en su distribución. Con suerte, un autor recibe entre un diez y un quince por ciento del precio del libro. Para vivir de una obra, sería necesario vender decenas de miles de libros. Y para vender miles de ejemplares, no solo debes tener una buena obra, sino que aquí entran en juego estrategias externas, como un buen marketing, por ejemplo. Estrategias que no todas las editoriales llevan a cabo con escritores noveles. Es una profesión muy complicada.

¿Cómo ha sido la aceptación de tu libro entre los lectores de tu comunidad?

Pues ya os contaré. El libro sale publicado el día 12 de febrero.

¿Qué haces para promocionar tu libro, cuentas con ayuda externa?

La editorial es la encargada de promocionar el libro, en ferias, a través de reseñas en revistas, etc. Yo, por mi parte, he contactado con aquellas webs y blogs literarios que sigo, para darme a conocer y presentarles “Ratolescencia”. Además participo activamente en todas mis redes sociales, donde estoy en contacto con la gente que me sigue.

Por nuestra parte ha sido todo, pero te invitamos a que cierres la entrevista diciendo lo que desees.

Vivimos en una sociedad en la que cada vez estamos más abrumados por la televisión, el internet y las redes sociales. La lectura, al contrario que estas otras formas de entretenimiento, nos ayuda a estimular nuestra imaginación, nuestras emociones, a mejorar la ortografía y, por lo tanto, nuestra manera de expresarnos. Es un hábito que debe forjarse en la niñez, una labor que deben mostrarnos los padres, con su ejemplo. Desde aquí me gustaría recalcar la importancia de leer a nuestros hijos, cuando son pequeños y no son capaces de hacerlo por sí mismos. Es ese el momento de enseñarles los beneficios de la lectura. Los libros nos transportan a mundos maravillosos, nos introducen en la piel de personajes fantásticos.Podríamos ser héroes, hadas, piratas, reinas, guerreros, o incluso el hijo rebelde del Ratón Pérez.

No olvidéis que leer nos hace más libres, en todos los sentidos.

Un abrazo de todos los que componemos el proyecto “Adopta un Escritor”

Un fuerte abrazo para vosotros. Muchas gracias por haberme dado la oportunidad de presentar “Ratolescencia”. Ha sido un placer.

Featured Review
Tag Cloud